Obesidad y el peso ideal. Fábula de la rana

 

No son pocas las personas que acuden a mi consulta buscando consejos sobre el problema de la obesidad y el peso ideal.

 

Y es que la obesidad se ha convertido en una de las pandemias más peligrosas para la humanidad.

 

Todos conocemos las nefastas consecuencias de la obesidad, así que si eres una persona obesa te vendría muy bien oír lo que les aconsejo a las personas con este trastorno para que comprendan a este fenómeno en su justa medida,

 

¿Sabes por donde comienza mi consejo?

 

Un cuento sobre ranas

 

Un grupo de ranas paseaban por el bosque y de repente dos de ellas cayeron en un bache muy profundo.

 

Todas las ranas le dijeron que se dieran por muertas y desistieran. Una de ellas así lo hizo y no tardó en morir. La otra rana como era sorda, siguió saltando hasta que logró salir del hoyo.

 

Con el problema de la obesidad y el sobrepeso pasa algo parecido a la situación en la que te puedes ver justamente como las ranas del cuento.

 

En la actualidad son muchos (incluyendo al mundo de los científicos), los que creen tener la primacía en cuanto a la solución del problema de la obesidad.

 

No escatiman en brindar consejos sobre qué comer, qué dietas hacer, cuántas calorías debes consumir, qué tipo de ejercicios hacer, cuánto se debe dormir, etc., etc., etc.

 

Y hasta brindan tablas promedias por las cuales dicen que debes guiarte para saber si tienes o no el peso indicado según la talla.

 

Si les haces caso a todos estos consejeros puedes acabar en un hospital de neuróticos o te puedes pasar la vida en un sufrimiento inmenso tratando de amoldarte a determinado patrón de salud establecido.

¿Peso ideal?

Pero en lo que posiblemente no prestamos atención es que el peso ideal es algo muy subjetivo. No puede haber modelos predeterminados para todas las personas.

Consigues el peso ideal cuando en realidad te sientes lozano, lleno de energías, atractivo y agradable con tu cuerpo. Y tú eres la única persona que puede saber esto.

Si intentas estar de acuerdo con una idea postiza, generada por la moda o la época de cuánto debes pesar para estar saludable pasarás por alto el hecho de que tu cuerpo es un verdadero milagro del diseño genético. No hay dos cuerpos iguales ni dos estados de salud iguales.

 

El problema solo consiste en que recuperes la fisiología perfecta con que la naturaleza te dotó. Y es más fácil de lo que imaginas.

 

Recomendaciones

 

Para eso solo debes seguir tres simples recomendaciones:

 

  • Comer cuando tu cuerpo tenga hambre, no cuando tu mente te lo pida;
  • Masticar despacio y en pequeñas cantidades el alimento disfrutándolo
  • Comer hasta que la sensación de hambre haya pasado y no por lo que tus ojos vean como apetitoso.

 

Como la rana que logró salir del hueco porque era sorda, desarrolla una gran inmunidad hacia lo que la gente pueda decir de tu figura o de tu peso y escucha a tu cuerpo.

 

Él te dirá lo que le hace falta, cuándo le hace falta y en qué cantidad le hace falta. Deja que sea él quien dirija tu nutrición y no tu mente, precisamente como hacen los animales.

 

Si desarrollas sordera y ceguera ante lo que pueda pensar la mente esto te permitirá salir del sufrimiento que está creando con el problema de la obesidad.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *